Entrevistas semiestructuradas en investigación cualitativa
Investigación

Entrevistas semiestructuradas en investigación cualitativa

En el enfoque cualitativo, las entrevistas semiestructuradas son particularmente convenientes para la creación de situaciones de conversación que faciliten la expresión natural de percepciones y perspectivas por parte de las personas sujetos de investigación.

 

Por Luis Diego Mata Solís

Con el propósito de dar continuidad a un aporte anterior dedicado a explorar la definición y clasificación de la entrevista en la investigación cualitativa, en este artículo nos proponemos presentar algunas orientaciones sobre dos de los tipos de entrevistas semiestructuradas: entrevista focalizada y entrevista semiestandarizada.

En el enfoque cualitativo, las entrevistas semiestructuradas son particularmente convenientes para la creación de situaciones de conversación que faciliten la expresión natural de percepciones y perspectivas por parte de las personas sujetos de investigación.

Efectivamente, lo anterior tiene que ver con “la expectativa de que es más probable que los sujetos entrevistados expresen sus puntos de vista en una situación de entrevista diseñada de manera relativamente abierta que en una entrevista estandarizada o un cuestionario (…)” (Flick, 2012, p. 89).

Clasificación de las entrevistas semiestructuradas

Las entrevistas semiestructuradas se clasifican en los siguientes tipos: entrevista focalizada, entrevista semiestandarizada, entrevista centrada en el problema, y entrevista a expertos (Flick, 2012, pp. 140-141).  

Si bien estos tipos de entrevistas semiestructuradas comparten el rasgo de la flexibilidad de su organización, cada uno responde a criterios particulares de diseño y formulación de las preguntas en función del problema de investigación.

En adelante, abordaremos los tipos de entrevista semiestructurada focalizada y semiestandarizada.  

Entrevista focalizada

Según Flick (2012):

Merton y Kendall (1949) han desarrollado la entrevista focalizada para la investigación de los medios de comunicación. Después de presentar al sujeto un estímulo uniforme (una película, una emisión de radio, etc.), se estudia su efecto en él utilizando una guía de entrevista (p. 89).

En efecto, el uso de entrevistas focalizadas implica dirigir la situación de la entrevista hacia la captación e interpretación de las reacciones que experimenta la persona entrevistada a raíz del estímulo al cual se le ha sometido.

En este sentido, la escogencia o elaboración del estímulo es crucial dentro de la planificación de la situación de conversación y el diseño de la guía de preguntas, e implica, necesariamente, el previo análisis de su contenido y características en función del planteamiento de investigación y el tipo de información que se requiere obtener a partir de la entrevista.

Criterios del diseño y la realización de entrevistas focalizadas

Flick (2012, p. 90) señala que “durante el diseño de la guía de entrevista y la realización de la propia entrevista se han de satisfacer cuatro criterios: ausencia de dirección, especificidad, amplitud, y la profundidad y el contexto personal mostrados por el entrevistado” (p. 90).

La ausencia de dirección se refiere a que la conversación de la entrevista no debe ser condicionada en función de un rumbo preestablecido. Según Flick (2012, p. 90), el uso de tres tipos de preguntas permite lograr dicha ausencia de dirección de la entrevista focalizada: preguntas no estructuradas, preguntas semiestructuradas y preguntas estructuradas.

El criterio de especificidad consiste en alcanzar detalles concretos de parte de la persona entrevistada, en lugar de manifestaciones muy generales. Según Flick (2012) dicho criterio “significa que la entrevista debe poner de manifiesto los elementos específicos que determinan el efecto o significado de un acontecimiento para el entrevistado, para impedir que la entrevista se quede en el nivel de las declaraciones generales” (p. 91).

El criterio de amplitud alude a que la entrevista pueda propiciar que la persona entrevistada aborde efectivamente los puntos requeridos de acuerdo con las inquietudes y el problema de investigación. Este criterio “pretende asegurar que todos los aspectos y temas relevantes para la pregunta de investigación se mencionan durante la entrevista” (Flick, 2012, p. 91).

Finalmente, el cuarto criterio, de la profundidad y el contexto personal apunta a que la entrevista debe propiciar expresiones, manifestaciones y comentarios que revelen, con el mayor grado de detalle, la emotividad de la persona entrevistada de cara al estímulo al que se le sometió para la entrevista.

La entrevista semiestandarizada 

El diseño y realización de la entrevista semiestandarizada tiene como punto de partida que la persona entrevistada cuenta con conocimientos especiales, entendidos como teorías subjetivas acerca del tema de investigación, lo cual las justifica como sujetos de información, planteando, además, la conveniencia de una mayor estandarización de las preguntas en aras de captar si riqueza y complejidad.

Al respecto, Flick (2012) señala que:

Sheele y Groeben (1988) proponen una elaboración específica de la entrevista semiestructurada en su método para reconstruir las teorías subjetivas (…). La expresión “teoría subjetiva” se refiere al hecho de que el entrevistado tiene un caudal complejo de conocimientos sobre el asunto en estudio. Este conocimiento incluye supuestos que son explícitos e inmediatos y que él puede expresar espontáneamente al responder a una pregunta abierta. A estos supuestos los complementan supuestos implícitos. Para articularlos, el entrevistado debe contar con ayudas metodológicas, que es la razón por la cual se aplican aquí tipos diferentes de preguntas (…) (p. 95).

De esta manera, las teorías subjetivas estarían constituidas por capas articuladas entre sí: unas externas (explícitas), que es posible sacar a la luz a partir de una conversación propiciada por preguntas abiertas; y otras internas (implícitas), cuya consistencia y articulación con las anteriores solamente es posible obtenerlas a partir de una combinación de diversos tipos de preguntas.

Tipos de preguntas en entrevistas semiestandarizadas

La revelación de las capas que conforman la teoría subjetiva de la persona entrevistada es posible solamente a partir de la combinación de diferentes tipos de preguntas:

  • Preguntas abiertas
  • Preguntas guiadas por la teoría, guiadas por hipótesis
  • Preguntas de confrontación (Flick, 2012, p. 96).

Mediante preguntas abiertas se procurará obtener un acercamiento a los supuestos explícitos (capa externa) de la teoría subjetiva de la persona entrevistada. Las preguntas guiadas por la teoría-hipótesis “sirven al propósito de hacer más explícito el conocimiento implícito del entrevistado” (Flick, 2012, p. 96).

Las preguntas de confrontación buscan revelar puntos de contraste entre las manifestaciones iniciales del entrevistado, correspondientes a los supuestos explícitos de su teoría subjetiva y las que responden a los supuestos más internos e implícitos de ésta.

De esta manera, la combinación de diversos tipos de preguntas se dirige a hacia la tarea de obtener y reconstruir la teoría subjetiva de la persona entrevistada, asumiendo que se encuentra articulada por supuestos tanto explícitos como implícitos.  

Referencias:

Flick, U. (2012). Introducción a la investigación cualitativa. Madrid, España: Ediciones Morata.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Licencia Creative Commons
Entrevistas semiestructuradas en investigación cualitativa por Luis Diego Mata Solis se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://investigaliacr.com/.

Sociólogo. Profesor universitario con experiencia en Investigación. Co-fundador de Investigalia. Contacto: luisdmata@investigaliacr.com

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.