¿Cómo se escoge el enfoque de una investigación?
Investigación

¿Cómo se escoge el enfoque de una investigación?

Pensar en cómo se escoge el enfoque de una investigación, implica considerar las etapas del proceso de realización del estudio, pues todas ellas se encuentran interrelacionadas.

Por Luis Diego Mata Solís

El desarrollo de una investigación científica es un proceso planificado. Las acciones investigativas nunca surgen de forma espontánea, ni responden a caprichos o azares, sino, a decisiones teórico-metodológicas debidamente deliberadas.

La escogencia del enfoque de investigación, es decir, la definición de la naturaleza del estudio a realizar, no escapa de este principio, el cual resulta fundamental para la comprensión del proceso investigativo y, por tanto, una de las claves para aprender a investigar.

En este artículo nos proponemos aclarar algunas ideas clave acerca de cómo se escoge el enfoque de una investigación, y reflexionar sobre las relaciones e implicaciones que tiene dicha decisión respecto al proceso investigativo en su conjunto.

Algunas claves y consejos para escoger el enfoque de investigación

  1. La decisión acerca del enfoque de investigación afecta todas las etapas del proceso investigativo

El enfoque determina la naturaleza del estudio que se va a realizar; es decir, define características específicas de la investigación, las cuales se relacionan con los siguientes aspectos del proceso investigativo:

  • el papel de la revisión de la literatura y el Estado de la cuestión respecto al planteamiento del problema;
  • el desarrollo de la perspectiva teórica;
  • la definición del alcance y profundidad del estudio;
  • el diseño de investigación;
  • la selección de los métodos y técnicas de investigación;
  • el diseño de los instrumentos para la recolección de información; y
  • los procedimientos para el análisis de los datos.

De esta manera, pensar en cómo se escoge el enfoque de una investigación, implica considerar las etapas del proceso de realización del estudio, pues todas ellas se encuentran interrelacionadas.

  1. No postergar la escogencia del enfoque de investigación

Un error que encontramos con frecuencia en procesos de enseñanza y capacitación metodológica, es la tendencia a postergar la decisión del enfoque de investigación hasta el momento en que se elabora el marco metodológico.

En lugar de esto, es necesario sopesar dicha decisión, desde el momento mismo en que se concreta la idea de investigación y se define el tema a investigar, pues esto permitirá asegurar la integración del planteamiento del problema con la estrategia teórico-metodológica correspondiente.

En efecto, la decisión acerca de si la investigación a realizar será cuantitativa, cualitativa, mixta o una combinación de enfoques, es inherente al momento mismo en que definimos el tema y planteamos el problema.

Lo anterior alude a otro principio clave para comprender el proceso de investigación científica, cual es, no confundir los criterios formales correspondientes a la presentación de propuestas e informes de estudio, con el proceso investigativo propiamente dicho; es decir, distinguir entre la estructura formal y la dinámica a partir de la cual se desarrolla la investigación.

  1. Examinar la conveniencia del enfoque en función de las inquietudes de investigación

Un punto no menos importante es tener claro que los enfoques responden a paradigmas científicos particulares, lo cual implica que tienen características, fortalezas y alcances propios (Ver Cuadro 1). Ambos enfoques de investigación son igualmente científicos, pero, cada uno tiene sus propias virtudes y limitaciones.

El desarrollo de una investigación científica es un proceso planificado. Las acciones investigativas nunca surgen de forma espontánea, ni responden a caprichos o azares, sino, a decisiones teórico-metodológicas debidamente deliberadas. La escogencia del enfoque de investigación, es decir, la definición de la naturaleza del estudio a realizar, no escapa de este principio, el cual resulta fundamental para la comprensión del proceso investigativo y, por tanto, una de las claves para aprender a investigar. En este artículo nos proponemos aclarar algunas ideas clave acerca de cómo se escoge el enfoque de una investigación, y reflexionar sobre las relaciones e implicaciones que tiene dicha decisión respecto al proceso investigativo en su conjunto. Algunas claves y consejos para escoger el enfoque de investigación 1. La decisión acerca del enfoque de investigación afecta todas las etapas del proceso investigativo El enfoque determina la naturaleza del estudio que se va a realizar; es decir, define características específicas de la investigación, las cuales se relacionan con los siguientes aspectos del proceso investigativo: • el papel de la revisión de la literatura y el Estado de la cuestión respecto al planteamiento del problema; • el desarrollo de la perspectiva teórica; • la definición del alcance y profundidad del estudio; • el diseño de investigación; • la selección de los métodos y técnicas de investigación; • el diseño de los instrumentos para la recolección de información; y • los procedimientos para el análisis de los datos. De esta manera, pensar en cómo se escoge el enfoque de una investigación, implica considerar las etapas del proceso de realización del estudio, pues todas ellas se encuentran interrelacionadas. 2. No postergar la escogencia del enfoque de investigación Un error que encontramos con frecuencia en procesos de enseñanza y capacitación metodológica, es la tendencia a postergar la decisión del enfoque de investigación hasta el momento en que se elabora el marco metodológico. En lugar de esto, es necesario sopesar dicha decisión, desde el momento mismo en que se concreta la idea de investigación y se define el tema a investigar, pues esto permitirá asegurar la integración del planteamiento del problema con la estrategia teórico-metodológica correspondiente. En efecto, la decisión acerca de si la investigación a realizar será cuantitativa, cualitativa, mixta o una combinación de enfoques, es inherente al momento mismo en que definimos el tema y planteamos el problema. Lo anterior alude a otro principio clave para comprender el proceso de investigación científica, cual es, no confundir los criterios formales correspondientes a la presentación de propuestas e informes de estudio, con el proceso investigativo propiamente dicho; es decir, distinguir entre la estructura formal y la dinámica a partir de la cual se desarrolla la investigación. 3. Examinar la conveniencia del enfoque en función de las inquietudes de investigación Un punto no menos importante es tener claro que los enfoques responden a paradigmas científicos particulares, lo cual implica que tienen características, fortalezas y alcances propios (Ver Cuadro 1). Ambos enfoques de investigación son igualmente científicos, pero, cada uno tiene sus propias virtudes y limitaciones.

Lo que hace a un enfoque más adecuado que el otro, en determinada investigación, es la manera en que sus características se ajustan adecuadamente a las inquietudes y requerimientos específicos del estudio a realizar; es decir, la conveniencia del enfoque estará determinada por la forma en que sus características distintivas sirvan para establecer una estrategia teórico-metodológica capaz de llevar a la solución del problema de investigación. 

En este sentido, debemos tener en cuenta que cada enfoque de investigación sirve para estudiar dimensiones de la realidad específicas: mientras la investigación cuantitativa es pertinente para el abordaje de realidades objetivas; el enfoque cualitativo, por su parte, es el indicado para el estudio de realidades de carácter subjetivo e intersubjetivo.

Cuando concretamos un tema de investigación, debemos tener claro el tipo de realidades al que se dirige nuestro planteamiento del problema, de manera que podamos identificar si se trata de los aspectos objetivos o subjetivos del tema, lo cual orientará la escogencia del enfoque y ocupará un lugar clave dentro de la definición de la estrategia teórico-metodológica de nuestra investigación.

  1. La escogencia del enfoque de investigación depende de la definición del tema y el planteamiento del problema

Hasta este punto, ya hemos señalado algunas ideas clave acerca de cómo se escoge el enfoque de una investigación. Solamente basta indicar un último aspecto que sintetiza los puntos anteriores: a la pregunta de cuál es el enfoque más apropiado para investigar acerca de determinado tema, la respuesta será que todo depende de la definición del tema y el planteamiento del problema que formulemos.

Si bien en determinadas áreas de conocimiento existen tendencias o tradiciones que privilegian el uso de un enfoque sobre otro, o bien, ciertas temáticas que, en apariencia, pueden identificarse como cuantitativas o cualitativas; lo cierto es que no hay nada “escrito en piedra” acerca de la escogencia del enfoque de investigación.

De esta manera, ninguna temática tiene definido, de forma predeterminada, el enfoque más apropiado para su estudio mediante una investigación científica, sino que, todo dependerá de la forma en que se defina el tema y se formule el problema de investigación; es decir, de la construcción del objeto de estudio.

Referencias:

Hernández Sampieri, R, Fernández, C & Baptista, P. (2010). Metodología de la Investigación. (Quinta Edición). México D.F, México: McGraw-Hill.

Imagen de PIRO4D en Pixabay.

Licencia Creative Commons
¿Cómo se escoge el enfoque de una investigación? por Luis Diego Mata Solís se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://investigaliacr.com/.

Sociólogo. Profesor universitario con experiencia en Investigación. Co-fundador de Investigalia. Contacto: luisdmata@investigaliacr.com

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.